Reumatismo y Artritis - Artritis Rumatoide: Articulaciones inflamadas.
Guía de Autoayuda para Vivir con Artritis
- informacion
Artritis Rumatoide: Articulaciones inflamadas.
Por Dr. Juan Manuel Miranda Limón, el 30 de Mayo de 2009 a las 17:19hrs

La Artritis Reumatoide es probablemente la enfermedad reumática que más fácilmente reconocen las personas ya que, si no se atiende adecuadamente, puede conducir a deformaciones articulares que pueden reconocerse a simple vista, principalmente en las manos. Sin embargo, la Artritis Reumatoide es más que sólo “artritis” ya que puede ocasionar alteraciones en diferentes sitios del organismo y no sólo en las articulaciones. La fatiga, los dolores musculares (que mucha gente describe como sensación de “cuerpo cortado”, como cuando se tiene gripe) y la rigidez, son datos que precisamente indican que se trata de una enfermedad generalizada a todo el cuerpo.

Es una enfermedad frecuente: de 0.5 a 1 % de la población puede padecerla, lo que en un país como México significa cerca de un millón de personas que tienen esta enfermedad. Afecta más frecuentemente a las mujeres. Esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia entre los 40 y los 60 años de edad, aunque puede observarse en cualquier edad, incluso en los niños, si bien en los niños los síntomas pueden presentarse de manera diferente que en los adultos.

Debido a que es una enfermedad frecuente y que en ocasiones puede ser grave, la artritis reumatoide es un problema de salud mundial. Puede ocasionar problemas laborales y trastornos de las relaciones familiares. En los casos más graves, que no tienen un adecuado tratamiento, la enfermedad puede ocasionar deformación de las articulaciones. Afortunadamente, la mayoría de las personas que sufren esta enfermedad tienen una respuesta favorable al tratamiento y pueden hacer una vida más o menos normal, sobre todo en lo que se refiere a las actividades domésticas y laborales cotidianas. Es probable, sin embargo, que existan limitaciones si se pretenden realizar actividades físicas intensas, como correr, levantar objetos pesados o estar varias horas seguidas sentado trabajando en el escritorio. También durante los períodos de exacerbación de la enfermedad (“recaídas”) habrá limitación física, lo mismo que si el o la paciente sufre trastornos emocionales.

En la Artritis Reumatoide, la membrana sinovial, que recubre internamente a la articulación, se encuentra inflamada. No se sabe con precisión porqué empieza esta inflamación, pero una vez que inicia las células de la membrana se multiplican y muchas células “inflamatorias” invaden a la articulación. Como consecuencia la articulación se hincha y se siente más caliente. Las células que invaden a la articulación producen diversas sustancias (llamadas enzimas, prostaglandinas y citocinas) que a lo largo de los años pueden degradar al cartílago y al hueso.

Para el diagnóstico de Artritis Reumatoide se requiere que haya inflamación y dolor durante más de 6 semanas en las articulaciones. Habitualmente ambas partes del cuerpo se encuentran afectadas en forma similar, por lo que se dice que la artritis es simétrica. Las muñecas y los nudillos casi siempre están afectados. También es frecuente la alteración de las rodillas y de las articulaciones de los tobillos y de los dedos del pie. En muchos pacientes pueden encontrarse pequeñas nodulaciones del tamaño de un frijol por debajo de la piel, principalmente en los sitios donde se apoyan más frecuentemente las personas, como es en los codos. Se llaman nódulos reumatoides y es una manifestación que es parte de la misma artritis reumatoide pero localizada fuera de las articulaciones (“manifestación extra-articular”). Las personas que presentan estos nódulos pueden tener una enfermedad articular más agresiva.

Los exámenes de laboratorio pueden ayudar al médico a reconocer a la Artritis Reumatoide. El factor reumatoide es el examen de laboratorio que más frecuentemente se utiliza con este propósito. Es necesario tener en consideración que puede ser negativo al inicio de la enfermedad, pero cerca del 85% de las personas que padecen esta enfermedad tendrán el factor reumatoide positivo en el examen de sangre. El factor reumatoide es un anticuerpo producido contra ciertas proteínas del cuerpo; normalmente los anticuerpos se producen para defensa del organismo contra, por ejemplo, algunos virus, pero en condiciones en las que se altera el sistema inmunológico se producen estos anticuerpos contra proteínas propias. Este es el caso del factor reumatoide. Es necesario considerar que hasta un 20 % de las personas con Artritis Reumatoide pueden tener el factor reumatoide negativo, sin que esto descarte la enfermedad y, por otra parte, este examen puedes ser positivo en otras enfermedades.

Pregunte Cualquier Duda al Experto
-
Nombre*:
E-Mail*:
Pais:
Pregunta*:
*Campos Obligatorios
Su pregunta será enviada al Dr. Juan Manuel Miranda Limón, especialista en reumatología y será contestada lo antes posible; usted podrá consultar su respuesta en la sección "Preguntas de Pacientes". Si escribe su dirección de correo electrónico correctamente se enviara un mensaje cuando la pregunta haya sido respondida.